"Nunca conozcas a tus superhéroes". En 1986 Alam Moore y sus Watchmen hicieron escuela al darle la vuelta a este concepto tan simple como cínico y realista.. Tanto el cómic original como la película posterior de Zack Snyder deconstruyeron la figura del superhéroe de la máscara, acercándolo a nosotros como seres humanos, proponiendo personajes que aún hoy permanecen en nuestro imaginario gracias a su singularidad dentro de un cómic/ género cinematográfico que tendía a inmortalizar a los superhéroes como seres infalibles o al menos moralmente justos. Y en mi ingenuidad, hace unas semanas proyecté estas mismas expectativas en Los muchachos. Oh alegría, no tenía ni idea. Por decirlo suavemente, "Es una micción sensacional en el mundo de los superhéroes".

A diferencia de Moore, el mundo creado por Garth Ennis y Darick Robertson para el cómic y adaptado en la próxima serie de televisión inmediatamente me sorprendió por su estilo rudo y violento, y que trae un escenario a la mesa "Hipotético" interesante y mucho más contemporáneo: ¿qué pasaría si un superhéroe como Capitán América ¿era la mascota líder de las empresas cotizadas y por tanto también sujeta a los cambios y reglas de una sociedad turbocapitalista? La respuesta es una mezcla de sangre, sátira y suspenso. que en poco más de dos semanas logró mantenerme pegado a la silla, a pesar de que yo -en cuanto a gusto o sensibilidad- no salí el objetivo ideal por questo prodotto.

Y después de dos temporadas de fuego vivieron una tras otra en modo borrachera, estaba "listo" para subirme al tren de las exageraciones y vivir con la comunidad la esperada tercera temporada de una de las (en mi opinión) mejores series que ofrece Amazon Prime. ¿Habrá superado las expectativas? ¿Podrá el equipo de Eric Kirpke armar otra temporada satisfactoria? ¡Vamos a averiguar!

Calma después de Stormfront

Esta tercera temporada arrancó con unas premisas capaces de aportar cierta sensación de frescura. Después de los hechos que vieron al protagonista Frente de tormenta, los niveles de poder dentro de la Vought fueron cuestionados: Patriota (Antony Starr) sigue perdiendo consenso mientras Luz de las estrellas (Erin Moriarty) incluso es nombrada co-capitán. "El hombre más poderoso de la tierra" vivió un año en modo piloto automático y en un evidente estado de confusión, alejado de la realidad ya punto de estallar. Sin embargo, por alguna razón, este momento tarda en llegar.

En el frente del Niños, el único que parece estar insatisfecho es el suyo Carnicero (Karl Urban). Porque a pesar de haber logrado arrinconar a Patriota y ganarse el cariño de Ryan (Cameron Crovetti), todavía perdió a Rebecca, la persona a la que amaba y por la que empezó a luchar, sin poder mostrar al mundo lo que se esconde bajo la máscara de su rival. Él también está esperando algo, una razón para volver a "vivir".

En todo esto Hughie (Jack Quaid) se encuentra en aparente estado de gracia. Encontró un medio para luchar por Robin a su manera, sin derramamiento de sangre y sin parecer la última rueda del carro. En resumen, una vida tranquila lejos de las órdenes y actitudes de matón de Butcher y sin tener que ocultar más la cercanía con Annie.

Suena como el final perfecto, ¿verdad? Pero aquí viene, unos minutos después del final del primer episodio, el de siempre. ducha fría cínico y realista que devuelve a todos a la realidad. En cualquier momento, Hughie se da cuenta de que ha actuado como peón de Victoria Neuman (claudia doumit), los súper cabezas pulp del ataque al Congreso; y al otro lado de Nueva York Butcher y Patriot prometen luchar hasta la muerte. A partir de ahora, la tercera temporada de The Boys no hará más que jugar en torno a este triángulo de personajes tan variados, profundizándolos y mostrándonos lados de ellos que nunca esperé ver.

Tierra quemada

Me gustó la forma en que los escritores tienen deconstruido el personaje de Butcher. Durante estos 8 episodios, somos testigos una lenta y tortuosa desintegración de ideales que fundó la figura de "Niño más niño de los niños". Odia súper, pero aún está dispuesto a usar una sustancia peligrosa como V Temporal para obtener la fuerza necesaria para investigar Niño soldado (Jensen Ackles) * a pesar del turbulento pasado que la une a La Leche Materna (Laz Alonso); o incluso abusando de los poderes de Kimiko (Karen Fukuhara) hasta el punto de llevar a esta última a una crisis de identidad.

* No: Me niego categóricamente a utilizar el nombre de "Soldado".

Los chicos

La disputa con Patriot lo lleva a actuar de manera que corrompe todo lo que lo rodea, y lo que lo hace aún más intrigante es su conciencia de ello. El mensaje de los guionistas es claro, no hay vuelta atrás y Butcher no pensará más que en la destrucción de quien arruinó su vida, huyendo a su vez de las responsabilidades de su pasado. De su "daños colaterales".

Resaca

El camino de Hughie, por otro lado, es quizás uno de los desarrollos más comprensibles, capaz de hacer que el espectador se identifique con cada una de sus elecciones. En las dos primeras temporadas, siempre actuó de manera bastante pasiva en los eventos, e incluso cuando lo llamaron para rescatar a Annie, siempre necesitó un súper entre sus gracias. La existencia de un atajo en Temporal V y las presiones (ficticias) entre Patriot y Supersonic por su amada, ponen al descubierto un personaje frágil en medio de un complejo de inferioridad.

Una vez que se experimenta la emoción del poder, el pegamento del grupo cae y es reemplazado por una capa de egoísmo y adrenalina, mostrando una nueva dimensión de carácter que glorificará aún más su redención durante el siguiente arco de la historia. Ojalá.

Los chicos

El único hombre que hace espuma pero no es jabón en Manhattan

El último foco de esta revisión solo podía ir para él. Y esta vez quiero usar su nombre original porque esta vez, también esta temporada, Homelander logró traer a casa otra actuación estratosférica. Si en las dos primeras temporadas la interpretación de Antony Starr representaba a la perfección a un dios a punto de hundirse en la locura, en estos 8 episodios este último se va abrazado y escenificado como un traje de noche.

Los chicos

Dejando de lado el exquisito monólogo en "El único hombre en el cielo" - mucho mejor que la siempre verde crítica al consumismo estadounidense que se hace en los cómics y sobre todo en la línea del personaje - lo que se escenifica en "Eroegasmo" sin duda podría valer algunos premios para el actor. En menos de 60 minutos, vemos un tiovivo de Starr sobre varias emociones: consternación, alegría, miedo, ira, desesperación al ver cómo Soldier Boy, la única persona por la que muestra una admiración genuina, no solo puede hacer frente a él, pero incluso superarlo en la estrategia, habilidad que ciertamente -desde la altura de su omnipotencia- nunca ha tenido la necesidad de refinar. Resultado: su orgullo es pisoteado. El diálogo entre sus dos personalidades es el símbolo de un carácter roto, un niño grande que nunca ha recibido el cariño que quizás lo hubiera hecho mejor persona.

La batalla subsiguiente, con las intervenciones de Butcher y Hughie en modo super, son el punto de encuentro de estos tres caminos descritos y que en la mayoría de los casos podría haber desembocado en un final explosivo. Pero…

Súper coito intermedio

He hablado mucho de estos tres personajes, pero la tercera temporada de The Boys es mucho más. Finalmente, se da espacio a personajes secundarios como Black Noir, Kimiko, LM, Franchie, profundizando no solo en su pasado sino también en sus personalidades. Por no mencionar edgar, un personaje que sigue siendo aún más enigmático no solo gracias a la actuación actoral de Giancarlo Esposito, pero sobre todo también tras las revelaciones presentadas y que con mucha probabilidad le llevaron al ascenso en las filas de Vought. Incluso personajes odiosos como Un tren e Ashley tuvieron un pequeño espacio para brillar con luz propia, sobre todo este último cuando quizás en las dos primeras temporadas no les hubiésemos dado ni un céntimo.

También en materia de entretenimiento hemos visto todos los colores: comedia, drama, sangre, un pequeño segmento musical y aunque muchos han criticado la presencia masiva de sketches graciosos o interludios que van a romper el ritmo de la narración, me permito justificar y los considero necesarios para digerir más fácilmente incluso las secuencias más exigentes. En definitiva, tanto bien que seguro que habrá desembocado en un final satisfactorio, ¿no? ni?

Los chicos

Dejemos una cosa clara: a pesar del muy esperado anuncio de la cuarta temporada hizo caer mis expectativas para el resto de la temporada, seguí esperando una conclusión que fuera capaz de desatar todos los nudos del peine, en preparación para una cuarta temporada que abriera las puertas a una nueva etapa. Esto sucedió, pero no tan bien como fue posible..

SPOILER FINAL DE LOS CHICOS ENTRE 3… 2… 1…. ¡YAHTZEE!

Me parecio muy precipitada la inclusion de Ryan en la dinamica del enfrentamientoa, hasta el punto de haberlo hecho contraproducente a los efectos del suspenso. Hemos visto demasiado poco de él y sus poderes destructivos y aunque en los primeros episodios hubo una construcción efectiva del "swervon final", con la ruptura definitiva de la relación entre el niño y Butcher, no hemos visto ninguna profundización y ese evento único está "muerto de raíz" en lo que a mí respecta. Qué sé yo, tal vez cambios de humor que provoquen pequeños daños en la casa, pero que muestren la propensión del niño a convertirse en un Homelander 2.0, que por ahora parece ser el foco del próximo arco. Ciertamente habría hecho que la conversación padre-hijo fuera aún más interesante.

Los chicos

La batalla final en la Torre Vought también me pareció muy apagada. Entendí que los picos de dirección de “Eroegasmo” han puesto expectativas muy altas para el final, pero aquí ni siquiera hemos llegado a los niveles de lo que hemos visto en las últimas temporadas. La acción es demasiado agitada y escasa., el montaje va y viene entre Soldier Boy vs the Boys y Queen Maeve vs Patriot de manera torpe y dejando clara la voluntad del director de alargar el caldo hasta el sacrificio de Maeve. Y en todo este patatrak, Frenchie logra sintetizar uno de los venenos más letales en minutos, sin que el guión le muestre al espectador por qué.

Y finalmente, quizás aún más grave, es la falta de "grandes revoluciones" en el mundo de The Boys. Durante gran parte de la segunda y tercera temporada nos dieron una pequeña muestra de un patriota homicida y la reacción que pudo haber mostrado el pueblo. Aún así, esa escena final con el laserone hacia un fan de Starlight, el solo de violín acompañado de los gritos de los fans del superhéroe y la sonrisa malvada de Ryan. no tuvieron ese gran impacto visual que se merecía y que hubiera hecho esta temporada casi perfecta. El mismo impacto de "¿Qué diablos?" lamentablemente faltaba en las finales anteriores.

O es simplemente mi protesta contra el padrastro Todd. A la mierda

En general, la tercera temporada de The Boys demuestra una vez más la "ficción máxima" para las series de televisión con temática de superhéroes, pero al mismo tiempo se desvía en la última curva de su carrera en los defectos habituales que distinguen a los productos finales. Marvel: una prisa por concluir todo, para luego quizás retomar la discusión más tarde.

¿Veremos algo más en la próxima? Claro, pero mientras tanto tendremos que esperar unos años.