Con un movimiento sorpresa Electronic Arts ha adquirido Codemaster, Casa de software inglesa detrás de los juegos de Drift y Fórmula 1. La compañía también estaba en la mira de Take-Two, cuya oferta, sin embargo, resultó insuficiente.

La oferta de EA asciende a unos 1,2 millones de dólares, cifra exorbitante pero sobre todo superior a la ofrecida por Take-Two de unos 300 millones de dólares. La noticia ya se filtró el domingo, antes de que la confirmación de EA llegara esta mañana.

Take-Two estaba en conversaciones con Codemasters desde hace un mes, y la negociación parecía destinada a concretarse. Solo la entrada de último minuto de EA arruinó el trato.

La junta directiva de Codemasters está satisfecha con el acuerdo y optimista sobre el impacto que EA tendrá en el desarrollo de sus juegos. Por otro lado Electronic Arts ha completado una operación que podría devolverlo al centro del mercado de los videojuegos de carreras de autos.