Por lo general, cuando me acerco a una saga cinematográfica, especialmente si se trata de un tercer capítulo de una determinada marca, tiendo a estar bastante preocupado por el resultado final que podría encontrar en la sala. Notoriamente las terceras películas son desastres. En este caso, curiosamente, después de 17 años del anterior, Bad Boys for Life logra ver la luz y (re) desempolvar a la pareja de detectives de Miami Mike Lowrey (Will Smith) e Marcus Burnett (Martin Lawrence) para una última aventura juntos.

PARCELA:

Los polis Mike Lowrey e Marcus Burnett Después de muchos años, están juntos y listos para enfrentar una nueva y emocionante aventura. El primero de los dos, a pesar de la edad avanzada, está en conflicto consigo mismo, convencido de que puede trabajar para siempre con su colega; el segundo, notablemente más tranquilo y más realista, solo quisiera aprovechar los méritos para ir y disfrutar de la merecida pensión y familia. Antes de retirarse finalmente de la escena, Mike le propone a su colega vivir una última aventura de "Bad Boys". Mientras tanto, la viuda del jefe Benito Isabel Aretas (Kate del Castillo), escapó de la prisión con la ayuda de su hijo Armando (Jacob Scipio), junto con este último, diseña un terrible plan para eliminar a todos los involucrados en el arresto de su esposo, incluido Mike.

Después de la fiesta para el nieto de Marcus, el agente Mike es acribillado a balazos por un personaje misterioso, que termina en coma durante meses. Escapado de la muerte y decidido a hacerse justicia, Mike contacta a su colega para tratar de encontrar al instigador y al culpable del crimen, pero Marcus, ahora cómplice de la jubilación, ni siquiera siente que el hombre de acción del pasado se niega a colaborar. con el ¿Será realmente así o Mike tendrá que hacerse justicia?

Will Smith y Martin Lawrence listos para volver a la acción

Así que pasaron diecisiete años muy largos antes de que Bad Boys for Life cobrara vida. Las dos películas anteriores, magistralmente dirigidas por un joven Michael Bay, han ganado un gran número en comparación con sus presupuestos iniciales: quién sabe si este capítulo, que llegó a los cines varios años después, podrá igualar el resultado. La razón detrás de la demora en el lanzamiento de la película (cuyo proyecto se había presentado en 2013) se debe principalmente a los caminos de trabajo de los dos protagonistas: si Martin Lawrence ha perdido ligeramente la pista a lo largo de los años, Digamos lo mismo del colega Will Smith, que ha estado ocupado en varias ocasiones.

Surgieron otras dificultades al contratar al padrino de la serie: Michael Bay, que prefirió desairar los orígenes para comprometerse plenamente con otros proyectos, como la saga cinematográfica Transformers. Sin embargo, el producto solo se ha beneficiado de este cambio: de hecho, para dirigir el nuevo capítulo, encontramos a la pareja belga Adil El Arbi y Bilall Fallah, que sin excluir la proverbial ironía e "ignorancia" Micheael - Baylliana, han logrado hacer la película más moderna, llevándola hasta nuestros días. Confía en mí: el cambio que encontrarás es notable y será una agradable sorpresa. La película, como es previsible, se basa principalmente en la pareja Smith-Lawrence, aunque además de los gags habituales, no faltan los momentos tensos y conmovedores y, de hecho, los giros temibles capaces de mantener el umbral de atención de los cinéfilos siempre alto. durante unas dos horas de vida cinematográfica.

Mike Lowrey (Will Smith), Rita (Paola Núñez), Marcus Burnett (Martin Lawrence), Dorn (Alexander Ludwig), Rafe (Charles Melton), Kelly (Vanessa Hudgens) se están preparando para una nueva incursión.

Los planes de secuencia se revelan llenos de acción, peleas a puñetazos y tiroteos, cuya tensión, sin embargo, se alivia con los numerosos chistes entre los dos artistas. Tenga en cuenta cómo Lawrence, aunque sea hombro, logra ser fundamental en esta tarea, siempre brillando para garantizar una comedia capaz de mitigar la emoción de las diversas secuencias de acción. Cumplir, por supuesto, el excelente trabajo realizado por los escritores. Joe Carnahan, Chris Bremner y Peter Craig que confirman su habilidad para escribir diálogos, que sin embargo están muy bien adaptados en italiano.

Bad Boys for Life es la secuela que todos querían ver. A pesar de la edad madura de los dos protagonistas, parecen mostrar una gran armonía incluso después de años de distancia y un sentimiento (mutuo) de amistad pura, capaz de entretener al espectador bajo las maravillosas notas de Bad Boys.