La CIA tiene desclasificado una plétora de documentos y archivos sobre Osama Bin Laden, adquiridos durante el ataque contra su refugio paquistaní, en 2011. Los archivos revelan detalles de los pasatiempos favoritos del terrorista, entre los cuales hay un interés en los videojuegos, particularmente para Counter-Strike.

No es sorprendente que una figura como Bin Laden estuviera interesada en trabajos en los que el terrorismo es un componente temático importante. Además, aunque ningún videojuego (ya sea Arma o Counter-Strike) puede sustituir al entrenamiento efectivo, no es posible excluir la posibilidad del uso cínico del videojuego como una forma de preparación alternativa para los guerrilleros. Sin embargo, según Newsweek, Bin Laden tenía más videojuegos para entretener: Half-Life, Super Mario Bros., Final Fantasy VII y más.

comentarios

respuestas